Como en nuestro anterior Concurso e independientemente y al margen del Jurado, desde la dirección del Hotel, nos hemos permitido dada la gran cantidad de trabajos recibidos, el conceder 2 Accésit en nuestro II Concurso de Microrrelatos. Creemos que es una forma de valorar según nuestro libre criterio el esfuerzo y la confianza que depositan todos ustedes para con nuestra convocatoria.

Hoy publicamos uno de los Accésit, el relato lleva por título “EL DEVORADOR DE LIBROS” y el autor es D. Delfín López Hernández de Zaragoza.

Accésit: Recompensa inmediatamente inferior al premio en un concurso científico, literario o artístico. Carácter honorífico. Recompensa, Galardón, Reconocimiento.

EL DEVORADOR DE LIBROS

En aquella biblioteca semiabandonada coexistían incunables antiguos con volúmenes de un pasado reciente. La desaparición del entusiasta coleccionista a la vez que infatigable lector, condenó al ostracismo y al polvo las estanterías repletas de libros.

Sin embargo, uno de los habitantes de aquella inmensa casona, Agapito, comenzó a tomarse con interés la visita a la biblioteca. La isla del tesoro suplió con creces su ansia de aventuras y decidió tomarse unos días de asueto pues tenía un verdadero empacho de libros y literatura.

Alguien debió pasar por la biblioteca y observó con horror el lamentable estado de abandono en que los libros se encontraban. Días después, Agapito reanudó las visitas a la biblioteca percibiendo algunos cambios. El desorden había desaparecido y la limpieza era palpable y visible. Comenzó un ejemplar antiguo de Don Quijote de la Mancha, el cual le resultó pesado e indigesto. Mañana volveré.

Cuando Agapito regresó al otro día, nada más entrar a la biblioteca percibió un olor diferente a los libros rancios y antiguos. ¡Caramba! ¡Si han dejado olvidado un trozo de queso! Presto a dar cumplida respuesta a tan atenta bienvenida, no dudó en cogerlo. Fue el epílogo a su aventura como devorador de libros.